Blog

Atrás

¿Personas o procesos?, ¿Ágil o predictivo?

Actualmente, una práctica muy extendida y recomendada entre las empresas TI es la implantación de una metodología de gestión de proyectos que apoye y ayude  a que los proyectos finalicen con éxito.

Tecnocom comprende y aplica desde hace mucho tiempo diversas metodologías de gestión de proyectos y asesora a sus clientes en la definición e implantación de la metodología que mejor se adapte a sus necesidades.

En este  post analizaré las metodologías ágiles como herramienta de gestión de proyectos de desarrollo de software.

Tipos de metodologías
Una discusión recurrente en las compañías es cómo elegir una metodología de gestión que se adapte a la organización y se alinee perfectamente con los objetivos de negocio. A día de hoy nos encontramos dos estilos de metodología claramente diferenciadas:

  • Ágiles: Son aquellas que consideran que la entrega regular de resultados es lo más importante.  Sus principales características son la eliminación de la criticidad de la documentación, la valoración de la comunicación con el cliente por encima de la relación contractual y la anteposición de los resultados durante el proyecto a un seguimiento exhaustivo.
    Ejemplos: Scrum, Kanban, XP.
  • Predictivas: Son aquellas que otorgan mayor valor a los procesos y se asientan sobre las premisas básicas de estabilidad de entorno y planificación detallada. Sus principales valores son la planificación y el control.
    Ejemplos: PMBOK, Prince2, CMMI.

¿Por qué una metodología ágil?
En ocasiones, las circunstancias de un proyecto obligan a la introducción constante de cambios en el alcance. Esto puede deberse a falta de definición de los requisitos al inicio del proyecto, al establecimiento de objetivos de partida con poco nivel de detalle, al cambio de interlocutores durante un proyecto o, en general, a un alto grado de complejidad del proyecto. En estos casos, un estilo de gestión que únicamente conciba seguir un Plan de acción formal, (que debe ser formalmente aceptado por el cliente, tanto en su redacción inicial como tras cualquier cambio) no ofrece el nivel de adaptabilidad que el cliente (y su negocio) necesitan.

Escenarios.
La aplicación de metodologías ágiles cobra verdadero sentido en la gestión de proyectos de desarrollo de software y especialmente en este tipo de situaciones:

  • Proyectos con requisitos inestables que exigen rapidez y flexibilidad.
  • Entornos con sistemas cambiantes.
  • Proyectos de pequeño tamaño con un alto nivel de exigencia en la entrega.


No es apropiada su aplicación en los siguientes casos:

  • Proyectos muy  grandes. No favorece la comunicación entre los participantes.
  • Estructuras organizacionales complejas.
  • Equipos dispersados geográficamente.
  • Aplicaciones críticas, distribuidas, de diseño estricto (S.O.) o de código heredado.
  • Proyectos escritos en lenguajes no orientados a objetos.


Principales valores en los que se basan las metodologías ágiles

Desde 2001, año en el que se publica el manifiesto ágil, todas las metodologías ágiles se basan en los cuatro pilares que se muestran en la siguiente tabla:

  • Individuos e interacciones  sobre  procesos y herramientas.
  • Software funcionando  sobre  documentación extensiva.
  • Colaboración con el cliente  sobre  negociación contractual.
  • Respuesta ante el cambio  sobre  seguir un plan.

Así, los firmantes del manifiesto valoran más los elementos de la izquierda (en negrita) frente a los de la derecha (en cursiva). Sin embargo, esto no supone el rechazo a los principios de planificación, negociación, documentación y procesos. Este planteamiento se resume en el manifiesto ágil con la frase

“Aunque valoramos los elementos de la derecha, valoramos más los de la izquierda”

Se puede obtener acceder al texto completo del manifiesto ágil a través del siguiente enlace: Manifiesto ágil

Características principales de los equipos ágiles.

  • Entre 5-9 miembros, aunque algunas metodologías permiten equipos de hasta 80 personas.
  • Alta capacitación y madurez.
  • Alto nivel de colaboración.
  • Multidisciplinar, autogestionado y autorganizado.
  • El cliente es parte integrante del equipo


Ventajas de la metodología ágil

  • Rápida respuesta a cambios de requisitos a lo largo del desarrollo.
  • Optimización del control de riesgos e incertidumbre.
  • Minimización de los costos asociados a cambios.
  • Mejora de productividad.


Desventajas de las metodologías ágiles.

  • Falta de documentación.
  • Problemas derivados de la comunicación oral.
  • Falta de reusabilidad.
  • Restricciones en cuanto a tamaño de los proyectos abordables.
  • Mayor complejidad en la gestión del contrato con el cliente en caso de proyectos de precio cerrado.


Conclusiones.
El éxito en un proyecto de desarrollo de software no depende de la metodología elegida, sino de los factores a los que la metodología tiene que adaptarse (Recursos humanos y técnicos, tiempos, tipo de sistema…etc).

Las metodologías ágiles ofrecen soluciones personalizadas para gran parte de los proyectos, cuando son de pequeña dimensión y fluctuantes. Una de sus mayores ventajas es su sencillez de aprendizaje e implantación, aunque, a la hora de decidirse por ellas, se deben tener en consideración los inconvenientes citados anteriormente.

Seleccionar la metodología de gestión de proyectos idónea para una organización es una decisión complicada. Facilita mucho la tarea tener claras las premisas básicas que he desarrollado en este post, así como apoyarse en un socio con experiencia que ofrezca guía y apoyo a la hora de conseguir este objetivo.

El área de consultoría de negocio de Tecnocom dispone de un nutrido grupo de expertos certificados en diferentes metodologías que asesoran actualmente a nuestros clientes en la selección e implantación de la metodología más adecuada para la gestión de sus proyectos.

La división de consultoría de negocio de Tecnocom  ofrece un completo portfolio de soluciones relacionadas con metodologías de gestión de proyectos; Consultoría, implantación, gestión de proyectos, formación y diseño de PMO.

Javier Martín Navarro es consultor tecnológico de la división de consultoría de negocio de Tecnocom y cuenta con la certificación Scrum Manager.

Comentarios
URL de Trackback:

Añadir comentario
Luis Enque
buen explicación de la diferencia entre estas metodologías de desarrollo
Publicado el día 5/01/15 1:03.