Blog

Atrás

BIG DATA, acceso a toda la información que el negocio demanda

Por Pedro Clavería, Director Desarrollo de Negocio de Servicios de Tecnocom

El volumen de información en las empresas crece exponencialmente año a año al igual que crece el tamaño de los datos con la incorporación progresiva de información multimedia. Basta mirar el volumen de información que manejamos en el ámbito privado para entender la explosión de datos en las empresas.

Según los últimos estudios, las empresas almacenan más de 7 exabytes de datos, 7.500 millones de GB. Un volumen que, en la práctica, resulta imposible de gestionar perdiéndose el control y el rastro de hasta el 90% de la información en algunas áreas.
Big Data es un término aplicado a volúmenes de datos cuya gestión excede el software de bases de datos convencionales o las herramientas de gestión al uso. El Big Data es una realidad y su gestión plantea no pocos desafíos, es la próxima frontera de las TIC. El volumen de datos que cada vez más provienen de sistemas, sensores y los datos desestructurados como imágenes, videos, son un aporte de información valiosísima para las organizaciones que requiere un proceso de filtro, depuración, organización y almacenamiento correcto para  conseguir transformar esos datos en información relevante para las organizaciones.

El Big Data permite dar un salto para la innovación y mejora de la competitividad y productividad de las empresas. Empresas que cada día manejan más datos de origen internos y externos cada vez más diverso: clientes, proveedores, operaciones, sistemas, sensores, dispositivos como teléfonos móviles, automóviles, equipos industriales, medidores de energía y consumo. Además en la interacción de las empresas con las personas se genera una cantidad tremenda de información en diferentes formatos estructurados, no estructurados y multimedia. Todo ello enlaza con el fenómeno conocido como “la edad del Internet de las cosas”.

El Big Data necesita una óptima gestión de datos para poder crear valor clave para las organizaciones de diferentes formas: creando transparencia sobre la realidad del negocio y sus oportunidades; permitiendo experimentar para descubrir cambios y nuevas necesidades en el mercado, mejorando el rendimiento global de la empresa, segmentando grupos de población para personalizar acciones, remplazando decisiones humanas por algoritmos automáticos y ayudando a crear nuevos modelos de negocio a través de la innovación en productos y servicios. El Big Bata es una gran oportunidad para mejorar la competitividad y el crecimiento de las empresas, aprovecharla dependerá de la capacidad para captar el talento y contar con los servicios de nuevas empresas innovadoras.

Sin embargo, conseguir estos objetivos hoy por hoy no es fácil. Las empresas muchas veces se sienten desbordadas o encuentran dificultades a la hora de gestionar y sacar el máximo provecho de la información, hay que ser capaces de aprovechar la que es realmente importante y procesarla adecuadamente, este es el reto. También aparecen inconvenientes derivados de  la protección de datos, las nuevas inversiones en tecnología, los necesarios cambios en la organización, el acceso a datos e incluso la estructura de la propia industria, que a veces no está madura par compartir la información globalmente en la empresa con lo que perdemos parte de la visión por las propias barreras en nuestras organizaciones.

Como muestra de esta complejidad aparente, sólo hay que ver la variedad de modelos posibles a la hora de abordar su gestión del Big Data, que cobra diferente significado en base al tipo de aplicación: clasificación, análisis de clusters - técnica de análisis exploratorio de  datos para resolver problemas de clasificación-, crowdsourcing - externalizar tareas a un grupo de personas-, reglas de asociación, integración de datos, minería de datos, redes neuronales, modelos predictivos, análisis espacial, series temporales, visualizaciones, simulación, integración y normalización de fuentes externas…

Más allá del tipo de gestión elegido y de las tecnologías asociadas a él, así como al ámbito donde son múltiples y diversas las opciones, lo que interesa conocer es de qué manera el Big Data aporta valor al negocio y mejorar sus resultados. Podemos ver las aplicaciones del Big Data a diferentes sectores como: Comercio, Fabricación y Transporte.

En el ámbito del Comercio, el Big Data pueden ayudar a conseguir mejorar los márgenes y la productividad en diferentes áreas de trabajo. La primera es la de  Marketing, donde el Big Data mejora el cross-selling, optimiza el GEO marketing, al análisis de composición en tienda, a la micro segmentación de clientes, sentiment analysis y mejora la experiencia multicanal. En el área de Merchandaising, la información que aporta permite optimizar la distribución por tienda, los precios, el diseño y el posicionamiento. Asimismo, las operaciones dentro de los comercios se realizan con transparencia en el rendimiento a la vez que mejora el rendimiento de  la mano de obra. También mejoran la gestión de inventarios, la optimización de distribución y logística y facilita la información para la negociación con los proveedores. Finalmente, el Big Data puede ayudar al análisis y desarrollo de nuevos modelos de negocio basados en servicios de comparación de precios o mercados basados en la Web o identificación de nuevas necesidades de mercado.

Históricamente el sector de Fabricación ha sido líder en productividad y el Big Data puede ayudarle a seguir en esa línea. Los fabricantes pueden aprovechar la potencia del Big Data en toda la cadena de valor: Investigación y desarrollo y diseño de producto, gestión del ciclo de vida del producto,  diseño para aportar valor e innovación. Asimismo, tienen un papel clave en la mejora  de cadena de suministro y optimiza la producción en la factoría digital e inteligente con  operaciones automatizadas en base a la información aportada por los sensores. Y, por supuesto, el Big Data es una pieza clave en las áreas de marketing, ventas y post venta, aprovechando información de mercado o de servicios estadísticos que nos permitan adaptar nuestra capacidad al mercado.

En el sector de Transporte, cada día son más los servicios de transportes que operan con información en tiempo real que interconecta lo que ocurre con los vehículos, los pasajeros y/o las mercancías y el  entorno por el que son transportadas: por aire, por mar y  por tierra: carretera  y  ferrocarril. La información recogida tanto por los vehículos como de la interacción con el pasajero o con los clientes es ingente- A ella se añaden datos relativos a las condiciones de tráfico y de las rutas, las condicionantes climáticas o información demográfica que, con el uso de los Big Data,  ayudan a mejorar el servicio, optimizar la carga y  los tiempos de los trayectos y a cumplir con las frecuencias.
El Big Data cambia la manera de mirar al mercado, de analizarle y de identificar la información valiosa para el negocio. Por eso resulta fundamental la implicación de los gestores en el proceso, porque serán ellos, a la luz de esa información de valor, quienes tomen las decisiones.

Comentarios
URL de Trackback:

No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.