Blog

Atrás

El papel de las TIC en la bancarización rural y suburbana en México

La tendencia de bancarización de la población en México está en constante crecimiento en la actualidad. Los usuarios comienzan a adoptar nuevas formas de consumo que requieren de servicios de mayor valor, por ello las Instituciones financieras implantan nuevas tecnologías en sus procesos.

En México cada día hay más negocios que cuentan con sistemas de cobro por medio de banca electrónica o terminales para Punto de Venta que están asociados con Instituciones Financieras y Bancarias. Y ya es muy frecuente encontrar estos dispositivos en farmacias, establecimientos comerciales, cadenas de Retail, franquicias de tiendas de conveniencia, etc.

Pero en el entorno rural la situación es distinta. Tradicionalmente las comunidades rurales y agrarias han funcionado con sistemas económicos de cooperativas y también microcréditos, que han demostrado ser muy útiles a la hora de crear pequeños negocios y establecimientos rentables.
 
Un denominador común en este tipo de entornos rurales, es que los usuarios apenas acuden a las sucursales bancarias para llevar a cabo cualquier trámite, por lo que el proceso de bancarización es más lento. Además, están otros factores como la inseguridad o el analfabetismo que también impiden este desarrollo.
 
A pesar de todo, en México el incremento de sucursales bancarias arroja un saldo positivo, pasando de 7.700 sucursales en 2003 a las 12.300 registradas en 2012. Este crecimiento, aunque importante, sigue siendo escaso para un país tan grande y más si se compara con otros países de Latinoamérica, que a pesar de tener menos población y una economía menos desarrollada, cuentan con más sucursales.
 
La previsión de bancarización en México es la de un crecimiento exponencial gracias a los beneficios de los sistemas, tales como la reducción del comercio informal o la oferta de mayor estabilidad para todo tipo de negocios, desde pequeñas y medianas empresas hasta grandes corporaciones y multinacionales.

Esta previsión viene avalada por los datos que reflejan que entre 2003 y 2012 se produjo un incremento de casi 300% en tarjetas de crédito, pasando de 9 millones a más de 25. En cuanto a las tarjetas de débito, en 2003 había 34 millones y en 2012 se alcanzaron los 84 millones. Asimismo se pasaron de 18.000 cajeros automáticos en 2003 a 36.000 y el número de usuarios de sistemas bancarios aumentó desde los 25 millones, en 2003 a los 45 millones de 2012.

Con el objetivo de apoyar e impulsar este crecimiento de la bancarización del medio rural y suburbano, Tecnocom, a través de sus innovadoras tecnologías, permite a las entidades financieras la oportunidad de ahorrar costes, al tiempo que aumentan la rentabilidad de sus operaciones e impulsan la fidelización de sus clientes, facilitando la puesta en marcha de nuevos canales más eficientes y rentables. Además, mediante las soluciones de automatización de oficinas bancarias contribuye a la modernización del sector de manera que ayuda a las entidades en sus procesos de transformación y convierte la tecnología en una ventaja competitiva para estas.

Comentarios
URL de Trackback:

No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.