Blog

Atrás

La Fórmula 1 en el panorama bancario español

Escrito por Miguel Ángel Prieto, Director de Soluciones de Banca y Seguros de Tecnocom

Sin duda corren tiempos complicados para la banca española, sobrevivir a esta circunstancia implica un reto de mejora que puede llevar a algunas entidades financieras, a un mayor fortalecimiento en su actividad. A la fuerza ahorcan…

Históricamente las entidades financieras las primeros en adoptar tecnologías emergentes y uno de los sectores punteros en innovación en lo que a las TIC se refiere. Algo parecido ha ocurrido con la Fórmula 1, durante años las escuderías de mayor capacidad económica, no escatimaron esfuerzos, ni costes en su intento de estar a la cabeza de la investigación tecnológica pero la crisis también ha obligado a la Fórmula 1 a buscar fórmulas más competitivas entre las escuderías.

La analogía  con la Fórmula 1, pretende señalar el paralelismo con la banca española respecto a la inversión tecnológica y que consistía en macro proyectos tecnológicos orientados a SOA, en los que la virtualización de todos los niveles apuntaba un cambio radical del concepto tradicional de la provisión de infraestructuras y aplicaciones, alineados también con las últimas tendencias y en las que el ROI no era esencialmente importante. Actualmente: la mayor parte de entidades financieras necesitan optimizar su sistemática comercial y todos sus recursos incluidos los tecnológicos, aumentar ingresos y reducir costes. Una ecuación desde luego difícil y compleja, semejante a otros conceptos recientemente introducidos en la F1, como el dichoso Kers que almacena la energía en las frenadas de los coches para luego ofrecer un plus de potencia en el momento deseado o la prohibición de repostaje en las visitas al pit-stop.

Concretamente la Banca española busca formas alternativas –y proactivas- de entender a sus clientes y sus necesidades en relación al número de agentes por oficina, puestos de caja, ATMs, etc. y la vertiginosa concentración de las entidades, impone el uso de avanzados sistemas, basados en técnicas de investigación operativa, que permiten simular y evaluar el impacto de mejora tras la toma de posibles medidas las iniciativas lanzadas en sectores de virtualización y cloud. Siguiendo con la analogía automovilística, aquí se está produciendo una especie de “stop-and-go”, para ver cómo conseguir eficiencia. Por otro lado, se están llevando a cabo despliegues de aplicaciones combinados con elementos tradicionales  y virtualizados, y con frecuencia sobre un gran número de arquitecturas propietarias o universales, dispositivos móviles –tablets y smartphones-, etc., un entorno que puede tornarse ingobernable para los departamentos de provisionamiento y gestión de las propias entidades, sin duda es necesario no menospreciar esta diversidad, y hacer más eficiente su gestión sin trasladar al usuario tanta complejidad añadida. En definitiva, el contexto de la carrera y las reglas de juego cambian, y con ello varían también las prioridades del negocio, y el rol de la inversión tecnológica.

Comentarios
URL de Trackback:

No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.